Climatización de piscinas

Si desea extender la temporada de uso de su pileta de natación, el climatizador solar de piscinas es la opción ideal, ya que es un sistema sencillo, seguro y permite mejorar la temperatura del agua sin un consumo extra de energía.
Los colectores solares para climatizar piscinas se colocan generalmente sobre el techo de la vivienda, para quedar expuestos al sol el mayor tiempo posible. La misma bomba de filtrado de la pileta de natación, hace circular el agua a través de los tubos que conforman los paneles solares.
Ventajas:
Debido a los costos que representa climatizar piletas a través de calderas alimentadas a electricidad, una buena opción es la energía solar.
Es un sistema puro, de nulo mantenimiento y muy amigo del medio ambiente.
Con la energía solar uno puede duplicar el uso de la piscina a un costo muy bajo.
Este es un sistema formado por colectores que se fabrican con tubos de polipropileno. Estas cañerías están montadas de manera que se forman módulos.
Para la circulación de agua, se usa la misma bomba del sistema de filtrado de la piscina. El agua se bombea al colector solar, dónde se calienta por acción del sol.

COLECTOR PRESURIZADO
Este colector presurizado utiliza tubos de vacío que contienen en su interior un tubo de cobre sellado con un fluido que vaporiza a muy baja temperatura (entre 30 y 35 grados). El fluido al calentarse cambia al estado de vapor, el mismo se desplaza al condensador que está alojado en el cabezal de cobre, donde cede calor al agua que circula a su alrededor por el manifold. Al enfriarse el vapor por el paso de agua fría, se condensa y desciende nuevamente en forma líquida, para comenzar otra vez el proceso.

Características:
Fácil instalación
Sistema modular
Tubos colectores independientes
Ante averías, el sistema continúa funcionando con el resto del colector